Descargar el artículo
 

Alexandre Tornabell (2017), El blau que ens aixopluga, gouache.


 

Introducción

En este artículo, les ofrecemos algunos poemas del libro Blau argila (Esperança Castell, 2018), traducidos para los lectores de la revista TEMAS DE PSICOANÁLISIS.

Cada poema tiene sentido por sí mismo. Sin embargo, hay algunas ideas que los cohesionan y vertebran, constituyendo un hilo conductor que cristaliza en el título Blau argila, Azul arcilla. Antes de ofrecerlos, intentaré explicar algunas de las ideas constitutivas de la atmosfera, del trasfondo en el que los escribí, lo cual no impide que el lector los desee leer primero, sin ninguna mediación.
 

Arcilla

Tuve la oportunidad de leer el diario espiritual de un molinero (Josep Prat i Roca, 1987) nacido a principios del siglo veinte, que después de su paseo matinal, escribía frases como éstas: “Hoy no tengo palabras, mi arcilla no está preparada”, “Si vos, Señor, no amasáis ahora mi arcilla, desaparecerá mi esperanza”.

La arcilla, el cuerpo, es un escenario donde se expresa la humanidad. La arcilla se puede amasar, mezclar, palpar, modelar. Con la poesía, intentamos amasarla para dar forma a una emoción que fluye, un pensamiento que se intuye, imágenes, palabras que nos dicen o nos representan. Se trata de dar forma a aquello que nos importa como humanos. Los robots, tan en boga actualmente, no vivirán por nosotros.

Pensar la condición humana es, como dice J.M. Esquirol (2018), dirigir la mirada y la escucha hacia las formas sencillas. Vivimos en una época en la que cuenta ser capaces de dirigir la atención hacia el sonido de los hilos del agua que caen cuando llueve, hacia el olor de la tierra mojada. Y necesitamos pensar, con nuestro sentir intuitivo, la información que aporta nuestra sensibilidad (R. Caper, 2009). Necesitamos decir y escuchar palabras que sean verdaderas para nutrir nuestra mente individual y colectivamente.

En este punto, quisiera hablarles de otro punto de partida que llevó a concretar el título del libro. Ocurrió después de leer el libro de Marina Garcés (2015), Filosofía inacabada. En él se habla de la sociedad actual como de una sociedad “póstuma” en la que el tiempo aparece fragmentado, habiéndose roto una línea evolutiva en la que ingenuamente suponíamos que el progreso siempre seria continuado. En vez de esto, vivimos socialmente en lo que parece una calle sin salida, la mayoría de la población se empobrece, la marginación aumenta y las diferencias son rechazadas. Frente a esta situación, nos sentimos llamados al sometimiento, a la impotencia y a una dinámica defensiva individualista del “sálvese quien pueda”. La filósofa hace una llamada a los escritores, los científicos, la gente del barrio, educadores, pintores, a los poetas, para invitarlos a hacer un relato que nos ayude a superar esta idea de impotencia y de las mentiras impuestas.

Se trata de no creernos que no hay nada que hacer. Entre todos necesitamos trabajar cada día para poner límite a los que intentan pisar nuestra dignidad. Condició pòstuma es uno de los poemas que habla de esta crisis social.

Como psicoanalistas y psicoterapeutas, sabemos que toda transformación, toda revolución, empieza por comprender nuestra condición humana. Comença l’hivern es un poema que habla de la dificultad que a veces  esto comporta. Y el penúltimo poema, Ocell, representa la esperanza en un devenir donde nos comuniquemos con palabras verdaderas que abran espacios en vez de cerrarlos, que nos ayuden a respirar en vez de oprimirnos.
 

Azul

Conforme avanzamos en la lectura del libro, la arcilla y el azul se mezclan. Es la arcilla la que es azul y visibilizamos el azul en la arcilla.

La poesía ayuda a mejorar nuestra capacidad para ser receptivos. El azul representa la dimensión espiritual, que no es únicamente contemplativa, sino que es un camino de vida a través del cual tomar consciencia de nosotros mismos y reconocer nuestro lugar en el mundo. Los neurólogos que estudian el cerebro espiritual, afirman que todos los seres humanos somos capaces de generar espiritualidad, tenga que ver, o no, con la religión. La poesía de Blau argila busca también expresarla. Me gusta pensar que los poemas traducidos de la segunda parte del libro Deixa que ens diguin, Balanç, Massa coses, invitan a reflexionar sobre ello.

Por último, quisiera recordar lo que dice Octavio Paz (citado por F. Aguilar, 2015). Emplea el concepto de “otredad” para referirse a aquel “otro” que está dentro de nosotros. Este “otro yo” no es convencional, no se deja capturar y va más allá de las metáforas. No lo conocemos, pero no es una anomalía sino la fuente de donde mana el “yo” consciente. Naturalmente, como psicoanalistas, tenderíamos a identificarlo como inconsciente. También recuerda la definición de inconsciente de Matte Blanco (1998), señalando su característica atemporal.

Cuando Paz define al “yo” no convencional, dice de él que es un reflejo de un tiempo que se escapa i que a la vez está en todo tiempo. Se trata de una voz que tiene mil años y tiene nuestra edad. Es nuestro abuelo, nuestro hermano y nuestro nieto. El poeta y el lector de poesía, escuchan esa voz. Por ello quizá he dedicado el libro a mis abuelas y a mis nietas. Blau argila bebe de este entramado invisible y visible, antiguo y moderno, individual y colectivo, de barro y de cielo, imaginando que seremos un poco más felices si podemos encontrar un sentido a nuestra vida.
 

Poemas

Antes de pasar a los poemas, quisiera hacer constar un sentido agradecimiento al traductor, Carlos Díez Reinoso, amigo y poeta, con quien he pasado una deliciosa tarde de verano dedicada a perfilar algunas palabras que, a nuestro juicio, les podrían hacer llegar una versión más cercana de los poemas.

Quisiera asimismo agradecer a los editores de TEMAS DE PSICOANÁLISIS, la oportunidad que me ofrecen para encontrarnos de nuevo con los lectores, a través de la poesía.
 

Condició pòstuma
A la Marina Garcés

En un cel transparent, l’ocell tremola

al pas de l’àguila.
S’endinsa en les ombres del boscatge
amb la promesa d’un futur millor.

De sobte, una tempesta imprevista
ens estremeix.
Una força secular destrueix el bosc
i ens fa fermar les finestres.
Els arbres, impotents, jeuen a terra.
La desolació dibuixa pel seu compte
la geografia de l’abisme;
s’esquinça el fil
d’un temps sense límits.
Les ànimes s’agiten,
ens empassem la terra cremada,
la llum de l’alba i de la posta.

Un ocell s’acosta dignament al bassal
i en beu un poema inacabat.
 

Condición póstuma

En un cielo transparente, tiembla el pájaro
al paso del águila.
Se adentra en la espesura del ramaje
con la esperanza de un futuro mejor.

De pronto, una tempestad imprevista
nos sobrecoge.
Una fuerza secular destruye el bosque
y, temerosos, cerramos las ventanas.
Los árboles, impotentes, yacen en tierra.
La desolación dibuja por sí misma
la geografía del abismo:
se quiebra el hilo
de un tiempo ilimitado.
Las almas se inquietan,
engullimos la tierra quemada,
la luz del alba y el crepúsculo.

Un pájaro se acerca con dignidad al aguazal
y bebe un poema inacabado.
 

Comença l’hivern

L’hivern ja comença,
les branques, nues.
Les fulles vençudes s’apilen
com els cadàvers a la platja.
El fred ens ha congelat els sentits,
víctimes d’una guerra perduda.
 

Comienza el invierno

Comienza el invierno,
ramas desnudas.
Se amontonan hojas vencidas
como cadáveres en la playa.
El frío nos ha congelado los sentidos,
víctimas de una guerra perdida.
 

Ocell

Si fos l’ocell de l’ombra clara,
portaria al bec una ploma
per escriure els noms
de la nit que ens sotja.

Si fos l’ocell de l’ombra clara,
retrobaria els déus amics
en els clarobscurs de la memòria.

Si fos l’ocell de l’ombra clara,
beuríem junts sense defallir
el nèctar ardent de cada albada.
 

Pájaro

Si fuese pájaro de sombra clara,
llevaría en el pico una pluma
para escribir los nombres
de la noche que nos acecha.

Si fuese pájaro de sombra clara,
recuperaría los dioses amigos
en los claroscuros de la memoria.

Si fuese pájaro de sombra clara,
beberíamos juntos sin desfallecer
el néctar ardiente de cada aurora.
 

Deixa que ens diguin

Deixa que ens diguin
les hores viscudes,
deixa que ens corprengui
la veu silenciada.
 

Deja que nos digan

Deja que nos digan
las horas vividas,
deja que nos cautive
la voz silenciada.
 

Balanç

Ser, alhora, terra assedegada
i humitat que fecunda.
Ser el detergent
i la taca de la camisola.
L’imant que no s’enganxa.

Ja m’hi he deixat la pell,
no m’hi vull deixar l’ànima.
 

Balance

Ser, a un tiempo, tierra sedienta
y humedad fecunda.
Ser el detergente
y la mancha de la camisa.
Ser imán que no retiene.

Ja me he dejado la piel,
no quiero dejarme el alma.
 

Massa coses 

Necessito massa coses per viure:
la terrassa farcida de plantes,
la taula del despatx atapeïda de llibres,
la cuina plena d’estris que no faig servir.
Desocupar l’espaï? No se si en sabré.

Buidar la terrassa, els calaixos, la taula,
desconnectar l’iphone.
Fer un lloc al silenci, habitar l’ombra.
Oblidar l’ànsia, el goig, la tristesa.
Desprendre’s de records, de papers.

Ser branca del cedre sense tremolar de fred,
transparència del vidre,
ingravidesa de l’aire,
instant viscut.

Tornar al temps de cada dia,
tornar al batec del poema.
 

Demasiadas cosas

Necesito demasiadas cosas para vivir:
la terraza colmada de plantas,
la mesa del despacho atestada de libros,
la cocina llena de enseres que no utilizo.
¿Desocupar el espacio? No sé si sabré.

Vaciar la terraza, los cajones, la mesa,
desconectar el iphone.
Hacerle un lugar al silencio, habitar la sombra.
Olvidar el ansia, el goce, la tristeza.
Desprenderse de recuerdos, de papeles.

Ser rama de cedro sin temblar de frío,
transparencia del cristal,
ingravidez del aire,
instante vivido.

Volver al tiempo de cada día,
volver al latido del poema.
 

Referencias bibliográficas

Caper, R. (2009), Construir en la foscor. Teoria i observació en ciència i en psicoanàlisi, Barcelona, Monografies de Psicoteràpia, Psicoanàlisi i Salut Mental (2017).

Esquirol, J.M. (2018), La penúltima bondat: Assaig sobre la vida humana, Barcelona, Quaderns crema.

Garcés, M. (2015), Filosofia inacabada, Galaxia Gutemberg.

Prat i Roca, J. (1987), Amb el canelobre encès, Gráficas Lumen.
 

Palabras clave: poesía, condición humana, arcilla, azul, espiritualidad.
 

Esperança Castell Rodriguez
Psicoanalista y poeta.