IN MEMORIAM

/JOSEP BEÁ MONTAGUT
MAESTRO DE PSICOANALISTAS
IN MEMORIAM

JOSEP BEÁ MONTAGUT
MAESTRO DE PSICOANALISTAS
IN MEMORIAM

 Descargar el artículo

El pasado 11 de enero falleció el Dr. Josep Beá Montagut (1924) en Barcelona, donde residía con su familia y trabajó como psicoanalista. Casado con Eulalia Torras, también psicoanalista destacada, tienen tres hijos, Pere (psicoanalista), Nuria (médico pediatra) y Óscar (ingeniero informático). Tienen seis nietos y un biznieto. Hombre de fe y de razón; tolerante, sencillo y maestro de psicoanalistas de varias generaciones.

La humildad le viene de sus orígenes. Nacido de un pastor y una carnicera de Bovera, un pequeño pueblo de Lleida, lucía orgulloso su procedencia. No obstante, su estampa evocaba la de un senador romano; tanto por la seriedad, el respeto y la elegancia con que trataba a las personas y los asuntos serios, como por el respeto con que era escuchado, siendo al tiempo una persona de muy fácil acceso.

Estudió Medicina en la Facultad de Barcelona. Pronto se interesó por la enfermedad mental y el psicoanálisis. Trabajó con pacientes crónicos en el Institut Mental de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona, y en la Clínica de Torreblanca, así como en un ambulatorio de la Seguridad Social como neuropsiquiatra. Realizó su psicoanálisis personal con el Dr. Pere Bofill, uno de los fundadores de la Sociedad Española de Psicoanálisis-SEP. Llegó a ser el primer psicoanalista formado en el país.

Fue director del Instituto de Psicoanálisis de Barcelona, dedicado a la formación de psicoanalistas (1974-1977), y posteriormente, presidente de la Sociedad Española de Psicoanálisis-SEP (1978-1983), componente de la Asociación Psicoanalítica Internacional. Se dedicó fundamentalmente al magisterio oral del psicoanálisis personal y las supervisiones de casos clínicos, sin desatender sus contribuciones teóricas y su particular interés en la comprensión de W.R.Bion.

Fue un hombre de una gran espiritualidad. Su idea de la dimensión trascendente del individuo no supuso obstáculo alguno para ejercer su profesión con el máximo rigor científico. Discípulos suyos que no compartían esta dimensión fueron testigos de cómo impartía las enseñanzas del psicoanálisis sin que dicha faceta entorpeciera su labor.

Los que tuvimos la fortuna de recibir las semillas de su magisterio, llevamos tiempo disfrutando de las que ya brotaron… Y aún quedan por germinar.

Dr. Antonio Pérez Sánchez
Ex presidente de la Sociedad Española de Psicoanálisis