ENTREVISTA

/SEMBLANZA DE EULÀLIA TORRAS DE BEÀ

SEMBLANZA DE EULÀLIA TORRAS DE BEÀ

 Descargar el artículo

Cuando me propusieron hacer una semblanza de Eulàlia Torras para TEMAS DE PSICOANÁLISIS acepté de inmediato ya que sentí que se me brindaba la ocasión de hacer público lo que para mí, tanto a nivel profesional como personal, ha significado la ya dilatada relación con Eulàlia. Reconozco que al recibir la propuesta tuve que dejar reposar la tarea ya que era consciente de que, junto a la oportunidad que se me brindaba, tenía que contener el miedo, que también apareció muy pronto, de hacer un inadecuado elogio que no se adaptara  a la demanda de escribir una semblanza de la Dra. Torras.

Esperando no desmerecer al personaje por un exceso de entusiasmo, ni tampoco quedarme corta por el temor a la ilusión que despertó en mí la propuesta, voy a tratar de exponer lo que ha representado para mí la relación con Eulàlia Torras.

Tengo que retroceder a mediados del año 1969, recién licenciada en Medicina,  alumna de la Escuela Profesional de Psiquiatría de la Universidad de Barcelona y cursando simultáneamente la especialidad de Psiquiatría y Psiquiatría Infantil, ya que esta última todavía en la actualidad no tiene reconocida la titulación oficial como disciplina diferenciada. Mi interés por la Psicología i la Psiquiatría dinámica se inició ya en el segundo curso de la carrera de medicina y en estrecha relación con el Dr. Joan Coderch, profesor adjunto de la Cátedra y gran maestro.

Cursando la especialidad traté de pasar las máximas horas posibles en los ambulatorios de Neuropsiquiatría infantil y aunque tengo un sincero respeto y gratitud hacia los encargados de formarnos, reconozco también que su quehacer clínico, moviéndose entre el pronóstico intuitivo fruto de su experiencia y el uso de una cierta dosis de sugestión o persuasión, me despertaba un  profundo sentimiento de desazón y de incapacidad, en el sentido de que no encontraba los elementos necesarios para “saber” que la propia evolución comportaría la resolución del problema.

Dentro de este contexto y por diversas vías contacté con Eulàlia Torras y con Júlia Coromines. Ésta última llevaba a cabo intervenciones puntuales y esporádicas en las sesiones clínicas del Servicio en las que era tratada con cierta ironía debido a la ambivalencia que su claro y diferenciado pensamiento despertaba. Ambas me abrieron la expectativa de una asistencia médica  basada en la observación, exploración, la elaboración y la construcción de unas hipótesis diagnósticas sobre la conflictiva, tal vez subyacente, de los pacientes. Su actitud, aproximación, explicitación de lo que pensaban y cómo enfocaban el tratamiento, fue lo que me llevó a buscarlas como “maestras”.

Acudí a Eulàlia Torras en busca de recursos terapéuticos, apuntándome a un curso de estimulación psicomotriz que ella impartía y tuve la suerte, además de ser aceptada como alumna, de encontrarme con una Eulàlia Torras llena de proyectos. Junto a la labor asistencial ha sido una persona con un marcado interés y capacidad didáctica para expresar su pensamiento teórico, mostrando también el abordaje clínico. Así lo revelan los títulos de sus publicaciones: Dislexia, pensamiento y aprendizaje, publicado en 1977 y del que se han hecho cuatro ediciones; Grupos de hijos y de padres, reeditado  actualmente con el título: Psicoterapia de grupo para niños, adolescentes y familia; Entrevista y diagnóstico en psiquiatría y psicología infantil psicoanalítica; La mejor guardería tu casa.

Quiero remarcar que hoy en día y, transcurridos varios decenios, pienso que la “vitalidad” de Eulàlia Torras sigue sin desfallecer. Actualmente su actividad creativa ―organización de cursos, jornadas― y su  labor como compiladora de libros sobre diferentes aspectos de la práctica clínica no han cesado. Este carácter motivador y estimulante queda demostrado si consultamos la relación de libros publicados desde la Fundació Eulàlia Torras de Beà.

Desde el primer Servicio de Psiquiatría y Psicología del Niño y del Adolescente del Hospital de la Cruz Roja ―en el que tuve la suerte de participar y colaborar des de su inicio y durante años― a la actual Fundació Eulàlia Torras de Beà, podemos reseguir un amplio y continuo trabajo al servicio de la salud mental y un espacio privilegiado para la formación profesional.

La forma como nos llevaba a observar, la claridad de sus comentarios, la poca aseveración de sus hipótesis junto a la firmeza de sus críticas, invitándonos siempre a seguir pensando, ha constituido para mí un modelo de identificación. Creo que Eulàlia era con nosotros clara y concisa, pero no inductiva. La aproximación psicodinámica a la clínica fue y sigue siendo para mí el modelo, que no la teoría, que mejor explica la conflictiva que subyace detrás de las diversas manifestaciones clínicas. En este sentido quiero agradecer a Eulàlia que nos brindara modelos más que teorías.

Al ser la primera colaboradora del Servicio, tuve la ocasión de poder establecer con ella una relación de amistad tan valiosa como la profesional. En este sentido y ante diversas situaciones personales ― algunas de ellas adversas― vividas a lo largo de nuestra relación, quiero agradecerle la actitud próxima y cálida que me ha ofrecido. A medida que iba conociendo a Eulàlia Torras iba descubriendo que aquello que a mí tanto me “convencía” no era solo debido al hecho de haberme cruzado con una persona capaz y estudiosa. Me fui dando cuenta de todo el trabajo y esfuerzo que había detrás de sus sólidos conocimientos. Así fui conociendo y apreciando lo que le reportó su paso por el Centre Pilot de Paràlisi Cerebral y la estrecha colaboración con Júlia Coromines en la labor asistencial a  patologías arcaicas con severos compromisos neurológicos. Mostraba que ésta experiencia no solo le permitía el abordaje de trastornos graves de la evolución, sino que la hacía más sensible y le daba herramientas terapéuticas para el trato de patologías menos severas. Ella me animó a trabajar con grupos de niños menores de 5 años con diversas afectaciones neuropsicológicas, que recuerdo como una experiencia que me ha resultado muy útil en mi trabajo con pacientes de corta edad, aunque no tengan compromisos orgánicos.

En estos momentos Eulàlia Torras era ya una reconocida y prestigiosa psicoanalista. Su labor didáctica impartiendo seminarios en el Institut de Psicoanàlisi de Barcelona era ya notable, así como la presentación de trabajos en congresos nacionales e internacionales. Voy a citar el trabajo sobre Le conflit  Oedipien presentado en el Congreso de Psicoanalistas de Lengua Francesa celebrado en Barcelona en 1980.  Así como la redacción del trabajo Towards a Good Enough Training Psychoanalysis para el IV Congreso Internacional de Analistas Didácticos celebrado en Roma en 1989. Quiero remarcar estos diversos aspectos porque a mi entender explican uno de los rasgos que más aprecio de Eulàlia: su capacidad para integrar experiencias, su sentido y su visión amplia y profunda de la profesión así como su interés por la salud mental.

También fui conociendo e interesándome por su formación como terapeuta y más adelante como psicoanalista miembro de la SEP.  En muchos de estos aspectos yo he tratado de estar a su lado y de buscar en las fuentes donde ella se formó los conocimientos que me permitieran una formación en la misma línea. Siempre fue clara, abierta y firme con sus informaciones, pero nunca aprecié en ella una actitud inductora ni persuasiva. Explicaba lo que a ella le había resultado útil dejando claro que había otros caminos, otros autores y formas de pensar que aplicados a la clínica no resultaban contradictorios ni excluyentes y podían propiciar un buen aprendizaje. Todo ello hace que, reconociendo en ella una amplia y sólida formación académica, me resulte difícil etiquetarla de algo. No es dogmática ni adscrita a unas teorías concretas. Según mi parecer, es una persona con grandes intereses y también con grandes capacidades integradoras.

Todo mi reconocimiento y gratitud a una prestigiosa  psicoanalista, a una gran clínica y principalmente a una gran didáctica.

 

Joana Tous Quetglas
Médico. Psicoanalista didacta y especialista en Psicoanálisis de Niños y Adolescentes de la Sociedad Española de Psicoanálisis (SEP-IPA). Miembro de la Sociedad Española de Psiquiatría y Psicoterapia del Niño y del Adolescente (SEPYPNA).
6197jtq@comb.cat