RESEÑA

/RESEÑA

RESEÑA

La mejor guardería, tu casa. Criar saludablemente a un bebé

de Eulàlia Torras de Beà (Plataforma, Barcelona, 2010)

Eulàlia Torras de Beà, la autora de La mejor guardería, tu casa. Criar saludablemente a un bebé, es psiquiatra de niños y adolescentes, psicoanalista de la Sociedad Española de Psicoanálisis y una gran conocedora y experta en el desarrollo emocional y global del niño. Hace 40 años puso en marcha la Fundación que lleva su nombre, para la atención psicológica y psiquiátrica de niños, adolescentes y familias. Ha publicado múltiples artículos y libros y ha formado a varias generaciones de profesionales de la salud mental. La Fundación Eulàlia Torras ha recibido un premio de la Generalitat de Catalunya por su excelente trayectoria asistencial y profesional.

Hay que felicitar a Eulàlia Torras por la valentía, honestidad y compromiso social que muestra en su libro al atreverse a decir una verdad que, por presiones sociales, se hace difícil que aflore: que el niño necesita para desarrollarse saludablemente unos cimientos que debemos construir en vista de tener en un futuro una sociedad de personas sanas mentalmente y con capacidades constructivas. Esto último es resaltado en la frase del borde inferior de la portada: Alcanzar la conciliación, tarea de todos.

A lo largo de La mejor guardería, tu casa la autora define qué entiende por verdadera conciliación, describiendo las necesidades del niño y la importancia de las funciones parentales, hoy en día tan poco reconocidas. Se apoya para ello en investigaciones científicas y económicas que dan al libro una calidad de evidencia científica o de conocimiento basado en la evidencia. También cuestiona el modelo social actual, haciéndolo tambalear con sus críticas, al tiempo que nos ayuda a pensar cómo los padres pueden alcanzar la conciliación del trabajo y las necesidades que tienen los niños para desarrollarse sanamente. Todo esto lo formula de forma clara, convincente y poco culpabilizadora para los padres. Es muy crítica con los políticos y los valores de nuestra cultura, tanto en la sociedad catalana como española. Es un libro que debería divulgarse en las Universidades y llegar a los políticos y a todas aquellas personas implicadas en el desarrollo infantil para ayudar a poner en su lugar la función materno-paternal y las necesidades que la crianza de los niños exige.

El periodista Victor Amela, sorprendido por la reacción de la gente ante la entrevista que le hizo a Eulàlia Torras en la contraportada de La Vanguardia (el 23 de noviembre de 2009, transcrita en el inicio del libro) y viendo la cantidad de debate en los blogs y de cartas enviadas a los medios de comunicación, le dijo a la autora: “Hem tocat el moll de l’os de la nostra societat”. Es decir, hemos pinchado en el núcleo que sostiene nuestra sociedad. Estoy plenamente de acuerdo.

La Dra. Torras transmite de manera muy clara y vívida lo esencial de la crianza y el valor indiscutible del vínculo emocional del niño con los padres principalmente, o por lo menos con un referente emocional, para el desarrollo emocional y cognitivo del niño. Me parece importante remarcar que la autora y su equipo son especialistas en trastornos de aprendizaje. Hizo la tesis doctoral sobre este tema y tiene un libro sobre dislexia y trastornos de aprendizaje que ha sido un éxito en ventas. En este libro, a través de fragmentos de observaciones de la relación entre los padres y su bebé, consigue mostrar con detalle las necesidades del bebé, su manera peculiar de manifestar sus demandas a través de sus competencias, y cómo espera una respuesta por parte del cuidador, empática y en sintonía con él. La autora se esfuerza en comunicar a los padres o futuros padres la manera en que se genera el vínculo emocional, las conexiones cerebrales y su relación con el desarrollo emocional y cognitivo de los niños. Así logra transmitir el conocimiento que tenemos los profesionales de la salud mental infantil, que a menudo resultamos poco convincentes dando por hecho que ya se sabe o se debería saber de lo que hablamos. De esta manera, Eulàlia Torras de Beà pretende traspasar su experiencia y conocimiento a los padres para que estos tengan una información válida de lo que necesita y es un bebé, a la hora de planificar la conciliación del trabajo y la crianza de los hijos.

Es interesante la transcripción del debate sobre las guarderías, a través de comentarios de distintas personas, profesionales de guarderías, padres, y otros, recogidos en diferentes blogs de debates, que se abrieron a raíz de la publicación en la contraportada de La Vanguardia, anteriormente citada.

En mi opinión la autora da un trato justo a las guarderías. Estas están actualmente sobrevaloradas por la mayoría de padres y abuelos que llegan a creerse que sus niños estarán mejor en ellas que en casa. De manera que puede ser que para muchas personas la autora resulte revolucionaria, para otras desconcertante, para otras culpabilizadora y para otras, como se trasluce de algún comentario lleno de un profundo agradecimiento emotivo, admirable. La sobrevaloración de la necesidad de que los niños sean criados en la guardería no permite que se trasluzca por el público en general las dificultades emocionales, hiperactividad y fracaso escolar que los profesionales de la salud mental vemos día a día como consecuencia de fallas en el vinculo emocional, debido a las pocas horas que los padres están con sus hijos. Todo ello en el libro se explica, aportando datos sobre maneras diferentes de conciliación entre trabajo y vida familiar en otros países.

Esta reseña me permite reparar los errores que cometí en los inicios de mi vida profesional. Cuando a finales de los años sesenta, bajo la presión del franquismo, formábamos parte de la corriente social de izquierdas con muchas ganas de contribuir a crear una sociedad más libre, muchos idealizamos las crianzas de los países comunistas, de la URSS, y de los kibbutz de Israel; y creímos que la educación en comunidad desde el nacimiento, es decir, en la guardería, podría ayudar más a los niños a ser sociables, solidarios y libres. A la vez que liberaría a la mujer de la “esclavitud machista”. A principios de los setenta, al conectar con países de Europa, vi que gente muy comprometida y militante de izquierdas defendía el trabajo de Bowlby (citado en este libro) a favor de facilitar el vínculo emocional. Los niños no iban a la guardería, las mujeres trabajaban con muchas facilidades de conciliación laboral y el feminismo no tenía el tinte de igualarse a los hombres. Pasados los años, pienso que la sobrevaloración de las guarderías y la difícil posición que en nuestro país sufren los padres y madres, son consecuencia de una transición postfranquista no digerida ni todavía elaborada. Es esperanzador que las Escoles bressol, que son las guarderías públicas catalanas nacidas de la ideología de los años sesenta y setenta y que están asesoradas sobre todo por la red pública de atención precoz (CDIAP) de Cataluña y también por la red pública de centros de salud mental infantojuvenil (CSMIJ), hoy en día tengan cada vez más en cuenta los vínculos emocionales de los niños con los padres y progresivamente se van transformando en acompañantes de los padres en la crianza de los niños. Esto y mucho más es lo que deberían tener como objetivo las guarderías, teniendo en cuenta las investigaciones científicas que alertan del riesgo por el que pasa un niño de un año si asiste más de diez horas semanales a la guardería, tal como se describe en este libro. Por tanto: cuantas más horas en la guardería, más riesgo de desarrollar problemas conductuales y fracaso escolar.

Si queremos una sociedad futura formada por personas que gocen de más salud mental de la que tienen nuestros niños y jóvenes y de la que tenemos los adultos, personas con más competencias cognitivas y de habilidades sociales; si queremos una sociedad solidaria, justa y constructiva deberemos tener muy presente todo lo que transmite este libro.

No quiero terminar sin destacar que Eulàlia Torras de Beà consigue impactar al lector con su amor por los niños, así como por su reconocimiento de sus derechos y por su esfuerzo por recuperar lo más entrañable de la mujer, la maternidad, y la paternidad del hombre.

 

Llúcia Viloca i Novellas, psiquiatra de niños, psicoanalista de niños y adultos (SEP-IPA). Psiquiatra fundadora del Centre Educatiu terapèutic Carrilet de Barcelona.

 

Palabras clave: vínculo emocional, guardería, crianza, desarrollo, fracaso escolar.

 

Descargar el artículo